• chicxsdelpueblo@gmail.com
  • (54) 11 61993877
ORGANIZACIONES DE LXS CHICXS DEL PUEBLO

QUIÉNES SOMOS

QUIÉNES SOMOS

OTRO PRESENTE, OTRO DESTINO PARA LXS CHICXS DEL PUEBLO



Somos organizaciones, grupos de compañeros y compañeras, que caminamos junto con los pibes y las pibas de la Argentina. En tiempos de desigualdad creciente, falta el pan en la mesa familiar, la mirada se ensombrece, se ausenta la caricia. Hasta los vecinxs se olvidan de la ternura cuando los medios se empeñan en mostrar a lxs chicxs como peligrosxs. El Estado argentino en lugar de protegerlxs, lxs violenta, lxs ataca y lxs mata con el gatillo fácil. Las instituciones que deberían garantizar sus derechos, los vulneran.

Nuestra opción de vida y el actual escenario nos han vuelto a convocar. El Estado ha dejado atrás los intentos de un orden social más justo. Nos toca vivir, como organizaciones, el mismo destino que las familias: la precarización laboral, el cierre de programas y la baja de convenios con distintos organismos del Estado. En este marco, junto con las infancias y juventudes de la Argentina, nos convocamos a la organización y la acción

Somos organizaciones y educadorxs que sabemos – porque lo construimos cada día – que OTRO MUNDO ES POSIBLE.


1. Somos herederxs de una historia

Hemos recorrido juntxs los años de la democracia. Como Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, como redes, colectivos y movimientos sociales, como organizaciones gremiales, como trabajadorxs del Estado y militantes de DDHH, hemos transitado la democracia expresando nuestras convicciones en consignas que hoy son patrimonio de todas las infancias:

· EL HAMBRE ES UN CRIMEN es doctrina, compromiso y punto de partida.

· ELLOS SON NUESTROS HIJOS (1). Junto con las organizaciones sindicales de la Argentina hemos expresado, en los albores de la democracia, que los chicxs son responsabilidad de toda la comunidad y todo el Estado, acompañando amorosa y efectivamente a sus familias.

· CON TERNURA VENCEREMOS es el método que elegimos para combatir la desigualdad y construir un mundo con justicia social. Sobre esta base se erigen las organizaciones barriales y comunitarias a las que pertenecemos.

· BAJEN LAS ARMAS, AQUÍ SOLO HAY PIBES COMIENDO (2) es el grito de quienes hemos elegido el ejercicio efectivo de derechos como camino. El hambre no espera, lxs pibxs claman por sus derechos aquí y ahora, por eso abrazamos esta realidad como práctica y no como declamación.

En las opciones de vida Alberto Morlachetti, Juan von Engels, Teresa Rodas, Carlos Cajade y Claudio “Pocho” Lepratti nos vemos reflejados. Ellxs representan al conjunto de referentes que nos antecedieron. Con sus consignas caminamos este tiempo, levantando las banderas de Evita, Carlos Mugica, de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Somos la militancia que construye la América inevitable, somos su río incesante. Somos hijxs de una tierra milenaria y de su mandato irrenunciable: la vida en comunidad.

PARA CRIAR A UN NIÑO HACE FALTA UNA ALDEA ENTERA

Dice una tribu africana.

PARA CRIAR A UN/A NIÑO/A HACE FALTA UN BARRIO ENTERO.

UNA ORGANIZACIÓN, UN PUEBLO, UN ESTADO DE DERECHOS.


2. Infancia y desigualdad

En esta restauración de un orden conservador, nuestrxs pibxs están en peligro. Sus familias son nidos agredidos que ya no pueden protegerlxs. En este escenario:

o Hay pibes y pibas con vínculos fragmentados o rotos, en una red social debilitada por la injusticia. Expulsadxs de sus casas, aunque duerman en ellas. Expulsadxs de sus barrios, que apenas les prestan una esquina. Expulsadxs de sus escuelas, para habitar el fracaso.

o La calle y la sociedad olvidan que son niñxs. En vez de abrazos, les ofrecen sospechas, sanciones, cárcel, violencia, alcohol, drogas y armas. A cambio de abrigo, les ofrecen exclusión.

o Hay pibes y pibas con presentes vulnerados y futuros inciertos. Entre sus pares, crean nuevas reglas y nuevas lenguas, resistiendo con sus revoluciones la dictadura del capitalismo.

o Hay pibas que sufren por el sólo hecho de ser mujeres, por la cultura machista que instaura una sociedad patriarcal.

o Hay pibas que crían a sus hijxs en soledad, sin los apoyos que necesitan para abrigar las nuevas vidas con dignidad.

o Hay pibxs a quienes no se reconoce su identidad de género, obligadxs a ser y vincularse tal como ordenan los mandatos.

Pibes y pibas claman, aquí y ahora, por la felicidad que nuestro mundo debe ofrecerles.


3. América Latina como identidad y destino


4. Las organizaciones comunitarias como opción de vida y acción territorial

Nuestra experiencia ha sido y es colectiva. Centros barriales, asociaciones, clubes, plazas y espacios donde se conquistan derechos y nacen proyectos. Estos ámbitos maduraron, al calor de la democracia, como organizaciones comunitarias. Nos une la misma convicción: las familias pueden reivindicar y ejercer sus derechos cuando participan de espacios organizados. Muy lejos del individualismo que propone el mercado, proponemos una vida en comunidad. La organización comunitaria fortalece nuestra voz, así como la acción social y política. El sujeto de la niñez es un sujeto colectivo.


5. La pedagogía como práctica emancipadora

El vínculo amoroso define a nuestras casas. Somos abrazos, nombres propios, educación cuerpo a cuerpo. Sólo a partir del encuentro, aprendemos y enseñamos. Ni adultocentrismo ni pibxs solxs: chicxs, jóvenes y adultxs compartiendo proyectos de educación popular. Juntxs, leemos el mundo. Juntxs, lo transformamos.

Pibes/as, chicos/as, meninos/as, gurises, changuitos/as, botijas, guaguas, chavos/as, gamines: en toda América Latina las infancias nos reclaman. Voces silenciadas, ocultadas o invisibilizadas a lo largo y a lo ancho de la Abya Yala, la tierra americana. Familias bolivianas, peruanas, paraguayas habitan nuestros barrios con toda su riqueza cultural. Las infancias y juventudes de este continente participan de esta identidad y pertenencia. Nuestra geopolítica es América Latina. Nuestro Norte es el Sur.

Tecnocracias sin contacto con la realidad, un patronato que a veces sobrevive escondido bajo nuevos ropajes judiciales y administrativos, medidas de abrigo que desconocen los tiempos del afecto generan, desde las respuestas equivocadas, nuevas injusticias. Las respuestas comunitarias deben ser reconocidas en su originalidad y sentido común, sin desvirtuarlas en informes farragosos y sentencias autoritarias. Lxs pibxs se forman en el vínculo amoroso. Cualquier solución que no tome en cuenta este principio cancela la posibilidad de una vida feliz.


6. Estado y comunidad por lxs pibxs y sus derechos

Creemos que el Estado y los gobiernos populares son la clave para una justa distribución de oportunidades y riquezas, así como para el ejercicio de los derechos que reconocen nuestras leyes. Para garantizar los derechos de niño, el Estado debe convocar a las organizaciones, redes y colectivos que conforman. El Estado y sus programas llegan a la niñez postergada cuando trabajan en conjunto con las organizaciones de la comunidad. De otro modo, el narcotráfico, los consumos y la violencia instalan en los barrios su propuesta de muerte. Lxs pibxs nos necesitan para construir PROYECTOS DE VIDA.


7. Ningún pibe nace chorro. Ninguna piba elige entregar su cuerpo. Basta de demagogia punitiva.

En barrios postergados, nuestrxs niñxs crecen violentadxs. Las violencias impregnan sus vidas. Frente a la preocupación por lxs niñxs y adolescentes que transgreden la ley penal, decimos: LA JUSTICIA SOCIAL ES LA JUSTICIA QUE EXIGIMOS. Exigimos el cumplimiento efectivo de los compromisos asumidos por el Estado Nacional en materia de niñez y adolescencia, incluyendo el tratamiento de aquellxs que cometen delitos, acompañando desde el Estado y las organizaciones la construcción de proyectos DE VIDA que los alejen de la MUERTE real y simbólica que los acecha en contextos violentos, con instituciones corruptas y en cárceles mugrientas. Ante un proyecto político fundado en la defensa de la propiedad privada y el individualismo, afirmaremos una y otra vez que lxs pibxs no son peligrosxs, están en peligro. NO A LA BAJA DE EDAD DE PUNIBILIDAD.


Junto con lxs chicxs que no pueden ejercer sus derechos por el proyecto neoliberal instaurado por quienes gobiernan, decimos:

– Por una economía sin exclusiones.

– Por un proyecto de desarrollo con justicia social.

– Por una Patria que abrace.

– POR UNA NIÑEZ EN LA AGENDA NACIONAL.

LA PATRIA SON LXS PIBXS.

EN DÓNDE ESTAMOS

MOVIMIENTO NACIONAL DE LOS CHICOS DEL PUEBLO: orígenes y acta fundacional

… Morlachetti propuso la idea de dar vida a un nucleamiento en defensa de la infancia y, junto con Enrique Spinetta, que había constituido con su mujer Claudia Bernazza el hogar Lugar del Sol en Berazategui, empezó a delinear una suerte de manifiesto doctrinario y de acción sobre políticas para la niñez. Ese texto terminó por convertirse en el acta fundacional del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo. (…) Carlos Cajade siempre dijo que aspiraba a que, alguna vez, el hogar que acababa de fundar no hiciera falta (…) Como el escrito elaborado por Morlachetti y sus amigos estaba planteado desde esa misma perspectiva cuando Spinetta lo fue a ver a la Casita y lo invitó a plegarse, no dudó ni un instante. (…) La versión final del acta de constitución se firmó el 30 de setiembre de 1987 en la capilla Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa de Florencio Varela, a cargo del presbítero Miguel Hrymacz. Rubricaron el documento una docena de grupos que trabajaban con chicos (…) Una de las primeras definiciones fue no utilizar la habitual figura de «chicos de la calle» y apelar, en cambio, a la de «chicos del pueblo», para evitar estigmatizaciones. 
Pablo Morosi en PADRE CAJADE: el santo delos pibes de la calle, ed. Marea, 2016.

ACTA DE CONSTITUCIÓN MOVIMIENTO NACIONAL CHICOS DEL PUEBLO

Porque hemos elegido a los chicos del pueblo como nuestro compromiso de vida, y a ellos nos hemos dedicado.
Porque vivimos con ellos, en algún rincón de los barrios más olvidados del país.
Porque nos hemos decidido a ofrecerles un futuro más digno que la calle.
Y porque somos hermanos en este camino, aún cuando nuestras obras sean autónomas e independientes entre sí.
Nos hemos unido para promulgar la siguiente DECLARACIÓN de PRINCIPIOS, la que levantaremos como bandera donde los chicos necesiten.


1º) Las organizaciones que conformamos este movimiento, creemos que la convivencia cotidiana con la infancia olvidada, las experiencias concretas de trabajo con los chicos, ligadas íntimamente a la lucha política del campo popular, son las fuerzas humanas capaces de transformar el destino de nuestro pueblo. A esto nos dedicamos, desde una visión trascendente del hombre.

2º) Nos hemos decidido a acompañar a las familias más carenciadas, con quienes lucraron y lucran los imperialismos en Latinoamérica, creando sistemas de tremenda injusticia. Con ellas queremos construir los cimientos de un orden social más justo. Y desde ellas, acompañamos con especial atención a los chicos, por ser los miembros más débiles, y por lo tanto, en mayor situación de riesgo.

3º) Creemos en los chicos como sujetos históricos, partícipes activos de su formación. No creemos en la niñez como una etapa «menor» de la vida de las personas, sino como una enriquecedora posibilidad presente de ser feliz.

4º) Por lo anterior, nos negamos a pensar que los chicos sean:
– depositarios de una caridad liberadora de conciencias.
– objetos pasivos de la asistencia de instituciones públicas y privadas.
– espectadores de la leyes, patronatos y decisiones que sirvan para protegerlos sin haberlos hecho partícipes en la elaboración de las mismas.

5º) Adherimos a la Declaración Universal de los Derechos del Niño, la Declaración de San José de Costa Rica y a los Derechos que otorgó la Nación Argentina a la infancia en la Constitución de 1949, que fue precursora del pronunciamiento de las Naciones Unidas.

6º) Dados los modelos de patronato utilizados en Argentina, en abierta contradicción con estos derechos, nos vemos obligados a realizar las siguientes observaciones: por el derecho que tiene el niño a una familia, CUALQUIER MODELO DE PROTECCIÓN QUE SE ALEJE DE ELLA, LA ASUMIREMOS COMO UNA VIOLENCIA EJERCIDA CONTRA LA INFANCIA. Por lo tanto, los modelos institucionales -orfanatos, institutos de menores, colegios- los rechazamos categóricamente, por no crear vínculos del tipo familiar, aún cuando no dudemos de la buena intención de sus fundadores.

7º) Los chicos abandonados o en riesgo de abandono, los consideramos hijos nuestros. Nadie desea para su propio hijo la crianza en un instituto, aún cuando sea en las mejores condiciones económicas.

8º) Defendemos a la familia de origen como responsable primera y preferencial de la crianza de sus hijos, aún cuando la aquejen graves problemas de relación, al punto de producir la expulsión de sus miembros más débiles. Familias expulsadas de su tierra de origen, de los circuitos de producción, ajenas a los avances tecnológicos patrimonio de toda la humanidad, no creemos que son victimarios de sus hijos sino las víctimas, junto a ellos, de políticas dependientes sobre las que ya nos hemos pronunciado.

9º) Por lo tanto, no apostamos a modelos que aíslen  a los chicos de sus familias, sino que acerquen, al punto de que pueda darse el regreso al seno del hogar primario.  En lo posible, abogamos por un regreso domiciliario -es decir, la convivencia bajo un mismo techo-. Si esto no fuera posible, todos nuestros esfuerzos irán en dirección a un regreso afectivo -es decir, una conciencia familiar que permita no culpar al padre o madre alcohólicos, castigadores o prostituidos, sino enmarcarlas dentro de la grave marginación social en que han sumido a las familias del pueblo-.

10º) Favorecemos la adopción sólo en aquellos casos en que los vínculos familiares de origen se encuentren totalmente destruidos, sin penar, desde la adopción, a la madre pobre, soltera, sola o menor de edad.

11º) Defendemos y propendemos a la creación de obras del tipo Hogares, Casas del Niño, Jardines Maternales, grupos juveniles, talleres cooperativos de trabajo, y toda obra que prevenga la llegada de los chicos a la calle y al diabólico circuito policía-juzgado-instituto.

12º) Aún cuando la ley así lo establece, y por el incumplimiento generalizado, reafirmamos que:

a) el menor que comete un delito no se lo pena, se lo educa.
b) por lo tanto, si no es posible de pena ni castigo, y si procede la privación de libertad, la misma no implica maltrato físico o moral. Tiene el derecho a recibir una educación que le muestre los límites de la libertad, por su contraparte de responsabilidad. También en estos casos abogamos por un modelo familiar, y no los clásicos modelos correccionales vigentes -del tipo carcelario- que han demostrado y demuestran su brutal ineficacia en la recuperación de los chicos.

13º) Denunciamos el sistema judicial para menores que viola de hecho las leyes vigentes, -aún cuando estas no sean las más deseables- y las más mínimas normas de dignidad del niño.

14º) Es inhumana la condición de los menores en comisarías, más si son los jueces de un sistema democrático los que avalan esta condición.

15º) Rechazamos también la internación de menores en cárceles, porque reviste el carácter de verdadero genocidio.

16º) Nos oponemos terminantemente al castigo corporal y psicológico del que son víctimas los menores en diversos momentos del nefasto circuito de la internación.

17º) El sistema jurídico imperante penaliza la pobreza y la interna en las instituciones cuyo único referente vincular estable son las paredes. El Poder Ejecutivo utiliza sistemas institucionales propios del siglo pasado cuando se pretendía esconder aquello que incomodaba a la sociedad.

18º) El Poder Judicial Provincial y Nacional trabaja con plena conciencia de que el sistema de internación del Estado genera las fugas necesarias para seguir internando.  De no ser así, y si se obedecieran las órdenes judiciales, se deberían construir:
– Un instituto penal
– Tres institutos asistenciales mensuales, lo que significaría, por ejemplo, techar la provincia de Buenos Aires en pocos años.

19º) Lucharemos por la derogación del decreto Ley Nº 10.067 (Pcia. de Bs.As.) de Patronato del Menor -promulgada en el último gobierno de facto- ya que fue inconsulta, avala una concepción internista, y no existe en ella la figura del Defensor del menor.

20º) Reivindicamos la Ley de Menores de 1948, precursora de la Declaración Universal de los Derechos del Niño, que relegaba la internación a recurso de excepción y transformaba automáticamente todos los institutos existenciales en hogares, dándole al Estado, y por lo tanto al pueblo soberano, el papel que hasta ese momento, habían protagonizado las damas de beneficencia de la alta sociedad.

21º) .- Creemos en un Estado que nos pertenece porque somos nosotros mismos, y es derecho de los niños y de las organizaciones que los reúnen, la utilización de los fondos destinados a ellos, sin intermediación alguna ni trámites burocráticos engorrosos y elitistas.

22º) Los chicos son las responsabilidad de su propia familia, de la comunidad organizada, y por último del Estado que los protege y no los castiga.

       La política de minoridad debe darse en un contexto de diálogo con las organizaciones intermedias dedicadas al tema, las organizaciones de los trabajadores y los chicos como sujetos de su historia»

        Todo esto es deseable, pero no parece posible a corto plazo. Sin embargo para que la humanidad avance, siempre es necesaria la presencia viva y actual de la utopía: ella no es imposible, sino el horizonte que indica el final de una larga marcha y de una ardua tarea.

Por todo lo antepuesto, RESOLVEMOS: 
– La formación de un movimiento de hogares y Casas del Niño que respete la autonomía de trabajo de cada una.
– Este movimiento, en adelante denominado «Chicos del Pueblo» no pertenece orgánicamente a ningún partido político o iglesia, se dará sus propias formas organizativas y tendrá la facultad de delegar en algunos de sus miembros -elegidos democráticamente en asamblea- la representación de todos los integrantes.
– Chicos del Pueblo se reunirá con la periocidad que sus integrantes consideren necesaria, atendiendo a que, dadas las características de estas obras convivenciales, esta periodicidad será respetuosa de las ocupaciones de los miembros.
– Podrán sumarse a este movimiento todos los grupos, organizaciones, asociaciones y obras que así lo deseen, con las únicas y excluyentes condiciones de coincidir con todos los postulados de la presente declaración, y haber asumido una tarea directa y preferencial junto a los jóvenes y a los chicos, conviviendo con ellos y sus problemas.
– Este movimiento firmará todos los acuerdos, solicitadas, declaraciones y comunicados de prensa o promoverá aquellas acciones directas que considere necesario para la defensa de los chicos, ya que creemos que son nuestros hijos no sólo los que integran nuestras obras, sino también:
– Los chicos en institutos
– Los que viven alguna situación de riesgo
– Nuestra declaración es también una invitación a todas las obras hermanas a sumarse a ella, si creen que la convivencia cotidiana con los chicos y sus familias como la herramienta capaz de salvarlos de la vida que quieren imponer los mercaderes internos y externos de nuestra Patria.

Florencio Varela, 30 de setiembre de 1987.

Hogar Pelota de Trapo -Alberto Morlachetti-; Hogar Lugar del Sol -Quique Spinetta-; Medalla Milagrosa, Florencio Varela –Miguel Hrymacz; Casa del Niño de Quilmes, -Luis Farinello-; Hogar de la Madre Tres Veces Admirable -Padre Cajade-; Hogar La Casita de Moreno -padre Elvio Mettone-; Hogar MAMA -Juan y Ana von Engels-; Che Pibe, siguen las firmas…


En este camino nos encontramos: Obra del Padre Carlos Cajade / Para que Nunca Te Rindas / Lugar del Sol / Pantalón Cortito La Plata – San Luis / La Casita de los Pibes / Colectivo La Casa / Juntos a la Par / El Garelli / Casanova en Movimiento / Casa del Niño Arco Iris / Fundación La Casita – Paso del Rey / La Colmena / Zapatillas Gastadas / Red Arco Iris / Centro de Día y Jóvenes Ramón Carrillo / Centro de Apoyo Escolar y Juvenil Joven Alegría Centro Educativo Casa Dorrego / Jardín Maternal Caminitos de Colores / Apoyo Escolar Barrio R. Carrillo / Caminitos de Colores II / Jardín Comunitario Los Angelitos – Red Arco Iris / Jardín María de Luján / Fundación Padre Luis Farinello / Asociación Civil Una Huellita / Bachillerato Popular «La Esperanza»/ Biblioteca Popular La Cárcova / FM Reconquista / Mesa de Organizaciones Reconquista / Envión Comunitario y Asociación de Mujeres La Colmena / Escuela Secundaria Técnica de la UNSAM / Centro Comunitario 8 de Mayo / Centro Cultural y Biblioteca Popular Crecer de a Poco / Centro Cultural América Mestiza / Colectivo de Mujeres Osadía / Jardines Colmenita 1 y 2 / Asociación Civil Diego Duarte / Puntos de Encuentro / Cooperativa de Reciclado «Bella Flor» / Centro Cultural Los Amigos de Barrio Sarmiento / Parroquia Inmaculada José León Suárez / Hogar Cunumicitos / Hogar de Cristo, parroquia San José / La Casa del Pueblo, Laferrere / Fundación Concordia, barrio 22 de enero, La Matanza / Red Lucero del Alba / Somos Pueblo / Los Chicos de la Cooperativa / Asociación Civil Conceptos Sencillos, CABA / Asociación Civil de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales (ACIFAD) / Hechos por los Derechos, Pilar / Asociación Civil Volver a Empezar / Espacio Encuentro, Derqui, Pilar / Hogar Onix, Rosario / Hogar Hakihuasi, Rosario / DNI Argentina / Scouts x la Memoria / Club Villa Miraflores, CABA / Defendamos los Clubes, CABA / Colectivo Juana Azurduy, Junín / Kiosco Juvenil / Capilla Santísima Trinidad Quilmes / Siguen las firmas…


La Plata / Berazategui / Florencio Varela / Quilmes / La Matanza / Moreno / San Martín / Pilar / CABA / Junín / Mar del Plata / Rosario / Santa Fe / San Luis.


Adhesiones: Padre Paco Olivera – Laura De Marinis – Luis Duacastella – Martha Arriola – Cuidadores de la Casa Común – Colegio de Sociólogos de la provincia de Buenos Aires – Usina del Pensamiento Nacional y Popular, CABA – Promotorxs territoriales de derechos de niñas, niños y adolescentes, Bahía Blanca – Movimiento Misioneros de Francisco, La Plata.


Para enviar Adhesiones y Firmas, escribir a chicxsdelpueblo@gmail.com


Esta declaración no es obstáculo para la participación en otras redes y movimientos. Las acciones compartidas surgen de la libre voluntad de las organizaciones firmantes.


ARGENTINA, ABRIL DE 2019.

Notas:
(1) Esta consigna se transcribe tal como fue formulada en el encuentro del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo y la CGT, realizado en la sede de la calle Azopardo en 1988.
(2) La consigna se transcribe tal como se conoció de los testimonios de los trágicos episodios de diciembre de 2001, en el que balas policiales asesinaron a Claudio “Pocho” Lepratti.